Categoría: El poema de la semana

Dilo, dilo otra vez…

Dilo, dilo otra vez, y repite de nuevo que me quieres, aunque esta palabra repetida, en tus labios, el canto del cuclillo recuerde. Y no olvides que nunca la fresca primavera llegó al monte...

Balada de primavera

Cuando se visten los árboles con sus ropajes de verde, cuando las flores estallan, la primavera aparece. La primavera aparece como un rumor colorido. Suena el canto de los pájaros y alegres muestran sus...

Sé tú mi límite

Tu cuerpo puede llenar mi vida, como puede tu risa volar el muro opaco de la tristeza. Una sola palabra tuya quiebra la ciega soledad en mil pedazos. Si tu acercas tu boca inagotable...

Apunte de una nube

Nube sola y tan blanca que lentamente surcas el cielo azul intenso de esta tarde de finales de julio, mis ojos son testigos de tu indolente y plácida deriva. En tu existencia breve y...

Los pies de mis hijas

Qué feos son los pies de todo el mundo, menos los de mis hijas. Qué bonitos son los pies de mis niñas. Los mofletes redondos y rosados de los ángeles envidian sus talones, y...

Ningún mensaje nuevo

                          Porque te robaré hasta el alma, te enseñaré a bailar… Bebe Los días que no vienes compruebo los mensajes, ningún mensaje nuevo, revuelvo los cajones, me voy de un lado a otro,...

Pequeño testamento

Os dejo el río Almofrey, dormido entre zarzas con mirlos, las hayas de Zuriza, el azul guaraní de las orquídeas, los rinocerontes, que son como carros de combate, los flamencos como claves de sol...