Historia de los premios IG Nóbel . Los Nóbel alternativos.

 

 

Cada año, desde 1991, a primeros de Octubre, un comité internacional, coordinado por la dirección de la revista de humor científico "Annals of Improbable Research", elige a los investigadores que se han destacado por sus contribuciones "ignobles" al avance de la Ciencia.  

Ignoble, en inglés, significa: "innoble", "ordinario", "de mal gusto" o "de baja categoría". Quizá sea válida la traducción "ignominioso", que tiene la connotación de "vergonzoso”.

Los premios Ig-Nóbel se conceden en una serie de categorías que parodian a los Nóbel reales, y sus contenidos son de lo más variado, desde avances en realidad útiles, pero que parecen, a primera vista, puro cachondeo, hasta las últimas investigaciones sobre las formas más inútiles y absurdas de perder el tiempo. El único denominador común que caracteriza a todos los premios Ig-Nóbel es su tono humorístico, que hace que la ceremonia de entrega (cada premio es presentado por un premio Nóbel real, y muchos de los galardonados recogen su premio en persona y hacen un pequeño discurso, riéndose de sí mismos), sea todo un acontecimiento anual que recoge lo mejor y lo peor del mundo científico, y que permite que los investigadores "serios" se olviden de sus problemas por unos momentos para soltar alguna que otra carcajada.

El fundador y maestro de ceremonias de los premios, Marc Abrahams define  la entrega como una mezcla entre los Premios de la Academia, los Premios Nóbel y el Circo de los Hermanos Ringling y la idea central es atraer a todas aquellas personas que no les interesa la ciencia, porque la consideren compleja o simplemente aburrida, al ver que estos científicos son también seres humanos con sentido del humor.

El lema oficial consiste en "premiar a aquellos individuos cuyas investigaciones no pueden o no deben ser reproducidas". Se otorgan diez premios cada año, no necesariamente en las mismas categorías.
Para que veamos que los científicos también son capaces de reírse de sí mismos, he seleccionado los trabajos galardonados con un Ig-Nóbel a lo largo de su historia  que me han resultado más hilarantes y sorprendentes.

·  De la paz 2000 a  la marina británica. En el barco "HMS Cambridge" se ha sustituido en las maniobras el fuego real por gritos de "Bang". Cada "Bang" ahorra 180.000 pesetas al contribuyente. 

·  Informática 2000 a Chris Niswander, de Arizona inventor del  "PawSense" (sensor de pisadas), un software que detecta cuando un gato está andando por encima del teclado.

·  De la paz 1999 a una pareja de sudafricanos  diseñaron una alarma antirrobo que cuando detecta un intruso dispara un lanzallamas que calcina al ladrón. 

 

Mi extrañeza ha sido comprobar que hasta la fecha ningún español ha sido galardonado, no será por falta de candidatos...



Francisco Muñoz de la Peña Castrillo.

Licenciado en Ciencias Químicas.

Ganador del Premio Joaquín Sama a la Innovación Educativa 2000.