LEYES DE LA PERCEPCIÓN:

 

    Los psicólogos de la Gestalt han estudiado de forma minuciosa las leyes por las cuales los estímulos se estructuran para formar las sensaciones y percepciones.

    El hombre aprovecha varias estrategias para de procesamiento para interpretar la información visual que recibe acerca de los objetos: Constancia, Figura-Fondo, Buena forma y Agrupamiento

 

Páginas que presentan varios ejemplos sobre leyes de la percepción:

http://www.personal.us.es/jcordero/PERCEPCION/Cap01.htm 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Constancia:

 

        Pintura del profesor Cordero Ruiz donde se observan las deformaciones elípticas de las formas circulares, y no por ello dejan de percibirse las tazas con las mismas formas como circulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FIGURA-FONDO:

Cuando miramos a nuestro alrededor solemos ver objetos (o figuras) contra un fondo. El mismo objeto se puede ver como figura o como fondo, dependiendo de cómo se enfoque la atención. Mientras nuestros sentidos y nuestro cerebro actúe con normalidad, el mismo estímulo no se puede ver como figura y fondo al mismo tiempo, sino sucesivamente.

 

La copa de Edgar Rubin, ha sido usada como modelo por la Gestalt para describir el mecanismo perceptivo de esta relación figura-fondo.

 

Figura realizada con ángeles y demonios.

 

 


 

 

¿Jarrón o perfiles?

 

 

¿Joven o vieja?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BUENA FORMA. (Ley de Prägnanz)

La traducción de esta palabra alemana indica "forma que transporta la esencia de algo". La tendencia a Prägnanz la usan los psicólogos de la Gestalt como la tendencia de una forma a ser más regular, simple, simétrica, ordenada, comprensible, memorizable...

 

        Si pedimos a alguien que intente dibujar de memoria el típico modelo de pajarita realizado en papiroflexia, será difícil que lo consiga, porque es difícil retener en la memoria esta "mala forma". Si recurrimos a utilizar buena forma como base, cual es un cuadrado con sus diagonales y dos mediatrices, y ya no olvidaremos nunca la forma complicada de la pajarita. (J. Cordero)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AGRUPAMIENTO:

Bajo este nombre se encuentran algunas de las leyes más importantes que gobiernan el modo como agrupamos los elementos de la información visual que percibimos.

 

Ley de continuidad.

                            Los elementos que se agrupan en líneas rectas o curvas de forma continua tienden a percibirse como una unidad. Los mismos elementos en la misma posición relativa, pero no organizados linealmente no se perciben como una unidad.

                           Los elementos que siguen un patrón o dirección tienden a agruparse como parte del patrón, en esta figura tendemos a percibir una línea ondulada completa que cruza tres protuberancias cuadradas, aunque se justificaría percibir la figura como dos líneas separadas.

 

        Un ejemplo de esta ley de la continuidad, de la que tantos ejemplos se encuentran en la pintura, como recurso muy común. Estas piedras del río, claramente perceptibles en el primer término, se van degradando progresivamente hacia la parte superior de la imagen, donde no podríamos reconocerlas si no fuese por la continuidad que parte de las primeras.  (J. Cordero)

 

 

 

 

Ley de proximidad.

                             Por este principio, suelen verse formando  grupos de objetos que están próximos unos a otros. El observador no los considera como figura aislada sino como conjunto o agrupación. 

d

   En este grupo de santos, pintado por Fray Angélico, prevalece la ley de proximidad, formando tres grupos de cabezas en líneas horizontales, que se imponen por encima de las líneas verticales, los colores iguales, o cualquier otra ley de percepción. (J. Cordero)

 

 

 

 

Ley de semejanza.

                             Semejanza o Similitud: Ante una variedad de objetos, el principio de semejanza expresa la tendencia a agrupar aquellos que son parecidos en su forma, tamaño o alguna  otra propiedad.

 

 

 

 

Ley del cierre.

                       Se define como el llenar un vacío en la información. Una persona recibe información "incompleta", pero suficiente como para poder completar el estímulo ( la habilidad del cierre en una persona depende del conocimiento previo apropiado). (María Inés Vallejo)

a       b      c

 

 

Ley de Simetrías:  

                        Los elementos visuales que constituyen formas regulares, simples y bien equilibradas se consideran pertenecientes al  mismo grupo, o sea la propiedad simétrica.

 

Esta composición simétrica de Fray Angélico tiene un marcado equilibrio. Pero el genio pictórico del pintor sabe romper la simetría con pequeñas alteraciones formales, de luces, sombras y cromatismo variado, que le dan vida a la escena. 

 

 

 

 

Ley de Destino común: 

                        Cuando un grupo de objetos parecen moverse juntos se perciben como formando un todo.

 

Ley de la experiencia:

Solo quienes están muy familiarizados con la imagen de este presidente norteamericano, podrá percibir a primera vista su rostro en el dibujo de León Harmon; y si todavía tienen dificultades para su percepción, véanlo a mayor distancia o con los ojos entornados. (J. Cordero)

 

 

 

 

 

 

 

PERCEPCIÓN SUBLIMINAL:

 

    Se trata de la percepción de mensajes de los cuales no se es consciente. Muchos estudios demuestran que si se nos expone a estímulos o mensajes de tan corta duración que no los podemos captar conscientemente, éstos pueden afectar nuestros pensamientos o emociones.    

          El primer estudio y ensayo práctico que se conoce sobre la influencia de mensajes subliminales en nuestro cerebro se remonta a 1957. En aquel año, durante la proyección de la película Picnic, se incluyeron mensajes subliminales en la pantalla a 1/3.000 segundos, con frases tipo: "¿Tienes hambre? Come palomitas" y "Bebe Coca-cola". ¿El resultado? La venta de palomitas aumentó un 58% y la de Coca-cola un 18%.

         Pero si a un mensaje subliminal le sumamos otro ingrediente tan -o más- cautivador como es el sexo, la mezcla resulta explosiva. Por lo menos, en eso confían los responsables de películas y anuncios que utilizan esta "mezcla".  

        Los estímulos que recibe el organismo tienen intensidades diferentes; unos superan los niveles que los seres humanos podemos captar y otros se quedan por debajo. El umbral mínimo se define como la más pequeña cantidad de energía capaz de producir una sensación.

 

        Un estímulo que llega al organismo y cuya intensidad no produce una sensación está, entonces, por debajo del umbral mínimo. A este fenómeno se le llama estimulación subliminal, percepción subliminal o sencillamente publicidad subliminal. Esto significa que la persona no puede percibir ese estímulo.

 

        Los efectos de estímulos subliminales que se emplean en publicidad son numerosos. Los anuncios que utilizan en mayor medida estos estímulos son los de bebidas alcohólica y tabaco. Los estímulos más usuales consisten en palabras o dibujos que aluden a asuntos sexuales o de muerte normalmente escondidos en el anuncio. Los mensajes subliminales de contenido sexual acostumbran incluir órganos sexuales y circunstancias prohibidas como la infidelidad y la promiscuidad. Los estímulos relacionados con la muerte suelen ser mascaras, espectros, fantasmas o cabezas degolladas y miembros amputados. La explicación que los psicoanalistas suelen dar ante la utilización de estos estímulos es que el alcohólico o el fumador, bebe o fuma como efecto de frustraciones o fracasos no superados, buscando acelerar su autodestrucción.

 

        La publicidad subliminal se ha utilizado en infinidad de aplicaciones mas allá de la publicidad. En cine, publicidad política, para evitar robos en supermercados, en radio, prensa y mensajes subliminales terapéuticos, etc.,


La manera de colocar los diferentes productos en los estantes de los supermercados  es clave a la hora de que el consumidor los compre o no. Quizás por eso, los fabricantes de Pepsi hicieron un modelo de lata que, aunque aparentemente está adornado con líneas aleatorias, esconde otras intenciones.

 

Lo que se ilustra en las latas de Pepsi es un típico mensaje subliminal.Las líneas rojas y azules simulan ser luces de neón sobre un fondo negro. Observe y analice si es cierto o no que las líneas azules en la lata superior forman una letra "S", las rojas del medio una "E" y cómo en la lata inferior ambas líneas se cruzan para formar la "X". Dicho de otra manera, la palabra S-E-X está escrita en cada lata.


 

        En términos generales la percepción subliminal (PS) ocurre por debajo del umbral de la conciencia, es decir que el individuo está captando en el subconsciente mensajes u objetos que no puede identificar inmediatamente, pero que ante un estímulo determinados puede recurrir a los objetos vistos u oídos a trabes de mensajes subliminales.


 

                       

      En 1986 las siglas PSOE aparecieron debajo del gol de Butragueño, durante el Campeonato Mundial de México, en el partido en que la selección española venció por cinco a uno a la de Dinamarca, a propósito de las cuales incluso fue interrogado Felipe González y el director de los servicios informativos de TVE durante esa campaña electoral, Enric Sopena.


      

Elecciones USA 2000. En el anuncio el demócrata y rival a la presidencia, Al Gore, aparece en la pantalla seguido de la palabra "RATS".

La polémica palabra llega a parecer a una velocidad casi imperceptible hasta tres veces durante todo el anuncio. George W. Bush, que tuvo que retirar el anuncio de las cadenas de televisión después de que los demócratas denunciaran el empleo de técnicas subliminales. Aunque el creador del anuncio, Alex Castellanos, dijo que no era su intención crear un anuncio subliminal...


 

        Un mensaje subliminal es un estímulo que ha sido diseñado para programar la mente humana a través de la percepción no conciente.

 

        La mente humana se divide básicamente en dos partes o niveles: conciencia y subconsciencia. El consciente está integrado por procesos mentales cuya presencia advertimos. Es capaz de analizar, criticar, modificar, aceptar y/o rechazar las propuestas que recibe desde afuera. La subconsciencia en cambio está constituida por un conjunto dinámica de deseos, sentimientos e impulsos fuera del campo de nuestra percepción consciente, se le puede comparar con un gran banco de memoria que almacena, por períodos variables, la mayor parte de la información que recibimos.

 

        La llamada publicidad subliminal lo que busca es llegar a ese subconsciente para programarlo a través de estímulos que apelan al sexo y a la muerte por el impacto emocional que estos provocan. También utilizan complementos, o sea, estímulos que no apelan ni a la muerte ni a lo sexual pero que responden a los intereses de quienes están manipulando con fines comerciales el mecanismo más íntimo, profundo y complicado del sistema nervioso humano.


 

 

Si en el cartel publicitario de El rey León, unimos las líneas de las cejas, los ojos y el hocico... aparece una chica de espaldas y en ropa interior. 

                  

 

     En Los rescatadores los dos ratones vuelan sobre un albatros entre los edificios y, aunque a velocidad normal no percibimos nada, a cámara lenta vemos en una ventana a una mujer completametne desnuda. Además la imagen es real, no de animación, como el resto de la película.


        A muchas personas se les hace difícil aceptar la posibilidad de ser manipulados por el subconsciente precisamente por que estímulo no se ve. Lo que pasa es que si el estímulo se ve, deja de ser subliminal. Ahí ya estaríamos hablando de esta otra publicidad que apela al consciente por medio del gusto sexual. Los ejemplos sobran: mujeres semidesnudas ofreciendo con sensualidad una bebida alcohólica, jóvenes que se besa con pasión luego de haberse lavado la boca, mujeres que alcanzan experiencias totalmente orgásmicas mientras se lavan el pelo con "x" shampoo.

 

        Este tipo de publicidad esta dirigida a la mente consciente, usted la ve y si no le agrada la puede rechazar. En cambio, la publicidad subliminal apunta sus cañones al subconsciente. Por eso no se ve, porque es una trampa mental y el éxito de cualquier trampa, no importa el modelo, radica en su capacidad de pasar inadvertida por la presa.

           Los mensajes subliminales no sólo son visuales en muchas ocasiones, también utilizan sonidos que aparentemente no son escuchados, pero que sí llegan al subconsciente. Así, numerosas tiendas y grandes almacenes de EE.UU. emplean este tipo de mensajes que, escondidos en la música ambiental, introducen frases del tipo "No robes" o "Si robas, irás a la cárcel".  Fotograma de la película HÉRCULES.

      En el cine también es frecuente este tipo de manipulación y, cómo no, casi siempre relacionada con el sexo. Sin ir más lejos, en la película Hércules nos encontramos una escena en la que un montón de chicas se abalanzan enfervorecidas sobre héroe. Entre el griterío, se puede apreciar perfectamente una voz femenina que exclama: "¿Fóllame!". Para el Álvaro Luengo, el objetivo es sencillo: que los adultos acudan con sus hijos a ver películas infantiles y salgan satisfechos. 

 

        La efectividad de los mensajes subliminales ha sido por más de cuatro décadas tema de discusión. Algunos profesionales de la conducta humana aseguran que los estímulos ocultos dentro de la publicidad y la música tienen muy poco o ningún efecto en los individuos. Otros, en cambio, señalan esa práctica como una de orden inmoral, atrevida y peligrosa para la sociedad.

 

        Estudio tras estudio muestra marcadas controversias en cuanto a la eficacia de lo subliminal. Por un lado, se nos dan estadísticas y porcentajes que demuestran la efectividad de la publicidad subliminal y por el otro, se nos habla de investigaciones de carácter experimental que demuestran lo poco efectivo de esos mensajes.

 

        En el Instituto Pro Conciencia se piensa que estos estímulos deben tener algún efecto sobre el comportamiento humano pues es ilógico pensar que los encargados de mercadear un producto estén pagando por una forma de publicidad que no funciona y basados en esa premisa, se puede establecer una posición equilibrada: los mensajes subliminales no determinan el comportamiento del consumidos…pero lo pueden influenciar. Cuánto puedan influenciar va a depender de cada uno de nosotros: a mayor conciencia menor posibilidad de manipulación.