Justos títulos
[Home][Editorial][Investigación y experiencias educativas][Estudios][Verso y prosa][Pormenores][Créditos][Contacto]

Serendipia 
Salud y hierbas 
Catolicismo 
Besos con lenguas 
Museo Vostell 
Justos títulos 
El coltán 
Metodonoia 
Hombres y mujeres 
Globalizacion 
Linex 
la bocina del apóstol>Estudios>Justos títulos

 

La CONQUISTA  de AMÉRICA  y  la CUESTIÓN de

los JUSTOS  TÍTULOS

 

Lorenzo Losada Bueno

Prof. de  Historia del I.E.S. Carolina Coronado

Al poco tiempo de iniciarse la conquista surgió la pregunta de si era legítima o no la presencia castellana en Indias. El inicio de este interrogante se había debido al sermón pronunciado por el dominico Fray Antonio de Montesinos el cuarto domingo de Adviento de 1511 en la isla de La Española; Montesinos denunciaba los abusos y excesos que los españoles estaban cometiendo con los nativos, tratándolos como si no fueran hombres. La reacción de los conquistadores fue la denuncia de las palabras pronunciadas por el fraile dominico, por ver en ellas la negación del derecho de España a conquistar y dominar los territorios ultramarinos recién descubiertos y a someter a sus habitantes. Se había iniciado la controversia sobre si era legítima la presencia castellana en el Nuevo Mundo. La cuestión planteada inquietó a la corona y se estudió y reflexionó de forma profunda en las aulas universitarias. El problema de los “justos títulos” llevó a  adoptar diversas posturas doctrinales favorables o contrarias a la conquista.

En 1512, a instancias del rey Fernando, se  reunía en Burgos una junta de políticos, teólogos y juristas con el fin de dictaminar si los títulos aducidos por España para la conquista y colonización de las Indias eran justos o no. Entre los convocados por el rey católico destacaron el profesor de Teología de la Universidad de Salamanca, el dominico Matías de Paz y el jurista Palacios Rubios. Las tesis que defendían se resumían en lo siguiente: primero, sólo en el Papa, como Vicario de Cristo y cabeza de la Iglesia, reside el poder sobre los infieles; segundo, todos los reinos están obligados a acatar la soberanía del Papa; tercero, la Iglesia por sí misma, o a través de algún príncipe católico, puede hacer la guerra a los infieles y dominarlos si no se acepta la autoridad del papado; los reyes de España, gracias a las bulas alejandrinas, tenían el derecho de dominar, esclavizar y exigir todo tipo de servidumbres y bienes a los infieles indios. Así pues, este planteamiento justifica el derecho de los reyes castellanos sobre América, por delegación de la autoridad papal. La Junta convocada en Valladolid en 1513 acordó que para la realización de nuevas conquistas con autorización del Papa, sería suficiente saber que sus habitantes eran idólatras; la licitud de la guerra vendría dada por la lectura previa del “Requerimiento”, que pedía a los indios que obedecieran al Papa como representante de Cristo, y se sometieran al rey español; si los indios son resistían se les podía hacer esclavos y disponer de sus bienes. El uso del “Requerimiento” empezó a recaer a partir de 1526, pues se buscaban nuevos títulos que justificaran el derecho del Emperador Carlos V sobre la Indias; así, desde1530 de justifican las nuevas conquistas porque de esta manera aumentarán los súbditos cristianos del emperador; también se justifica la guerra contra los paganos que rechazaban el Evangelio y la Iglesia. Frente a este planteamiento legitimador, se alzara la postura radicalmente opuesta de fray Bartolomé de las Casas, denunciando los abusos cometidos contra los indígenas en su obra Brevísima relación de la destrucción de las Indias, terminada hacia 1542. El fraile dominico rechaza todos los planteamientos aducidos para justificar la presencia española en América. Los postulados lascasianos sostienen que los indios son seres plenamente humanos, racionales y libres que, una vez colonizados, había que considerar como súbditos de pleno derecho de la Corona Española, siendo sus deberes los mismos que los de cualquier español, no pudiendo ser reducidos a la condición de esclavos; para Las Casas las bulas papales sólo conceden a los reyes el derecho a organizar la evangelización, que debe ser pacifica y aceptada voluntariamente, sobrando toda práctica violenta que usurpara tierras y bienes que ya tenían dueño. A las teorías defendidas por Las Casas, se opondrían  las doctrinas elaboradas por Juan Ginés de Sepúlveda; entre1550 y 1551 ambos personajes se enfrentaron en una dura polémica sobre la aventura española en Indias; en esta disputa también participaron destacados juristas y teólogos de la Universidad de Salamanca tales como Domingo de Soto, Melchor Cano o el propio Francisco de Victoria; Sepúlveda afirmaba que existían unos hombres más racionales que otros; los más racionales , por su capacidad deben gobernar a los que no lo son; los españoles son más racionales que los indígenas, luego, como los españoles son superiores, es lícita la conquista americana y la dominación de sus pobladores, pero evitando toda violencia gratuita.

Los interrogantes, polémicas y debates sobre los justos títulos se extendieron también a las aulas universitarias españolas. La llamada Escuela de Salamanca, llegó a reconocer que junto a los derechos de los españoles también era evidente la condición humana de los indios, el derecho a ser bautizados y a disponer libremente de sus bienes públicos y privados. La polémica en torno a los “justos títulos” aún perduraría unos años más, pero el núcleo doctrinal para su resolución ya estaba elaborado.

Bibliografía:

Bennassar, B. La América Española y la América Portuguesa. Siglos XVI-XVIII.

Escudero, J.A.   Curso de Historia del derecho español

Fernández Álvarez, M. España y los españoles en los tiempos modernos.

Sussel, E.  Historia General de la Iglesia en Ámerica

Tuñon de Lara,M. La América Hispana 1492-1898


Copyright(c) 2003 la bocina del apóstol. www.santiagoapostol.net
ies.santiagoapostol@edu.juntaextremadura.net