Salud y hierbas
[Home][Editorial][Investigación y experiencias educativas][Estudios][Verso y prosa][Pormenores][Créditos][Contacto]

Serendipia 
Salud y hierbas 
Catolicismo 
Besos con lenguas 
Museo Vostell 
Justos títulos 
El coltán 
Metodonoia 
Hombres y mujeres 
Globalizacion 
Linex 
la bocina del apóstol>Estudios>Salud y hierbas


Sobre SALUD y otras HIERBAS

Juan José Rodríguez Alonso.

Doctor en Ciencias Químicas.

Profesor de Análisis Químico.

IES Santiago Apóstol (Almendralejo).


En la vida ajetreada de cada día no soportamos que un catarro nos dure una semana y tomamos fuertes medicamentos para que esa cura sea inmediata. Sin embargo, esto no sería lo natural. Lo normal es que la enfermedad exista igual que existe la salud y que se sane de una forma natural tras un determinado proceso.

Dicen algunos que es preciso volver a la hierbas, pero  para ello debemos conocer algunas propiedades de éstas.

Las plantas de uso terapéutico son muy numerosas. Al menos el 60 % de los medicamentos procede de las plantas. Para ello debemos diferenciar entre hierbas medicinales y principios activos preparados a partir de esas hierbas.

Cuando una planta contiene uno o dos principios activos, fáciles de aislar y  cuyas propiedades farmacológicas están demostradas, la planta solo sirve como materia prima para su extracción. Así ocurre con todas las plantas "duras" que contienen alcaloides: compuestos orgánicos nitrogenados de origen vegetal, si bien, ahora pueden ser obtenidos sintéticamente en el laboratorio.

Es el caso del cornezuelo del centeno, un hongo parásito del centeno, que contiene ácido lisérgico, compuesto de seis alcaloides, entre ellos la ergotamina, tóxico que causó muchas muertes en tiempos antiguos al comer aquel cereal. Sus aplicaciones medicinales son en gerontología, pues aumenta un 40 % el riego sanguíneo del cerebro, evitando así la pérdida de memoria, oído, depresión e irritabilidad. Durante las guerras recientes, el cornezuelo comprado por los alemanes alcanzó unos precios desorbitados, y aquel campesino que su campo de centeno  era contaminado del hongo, veía en ello no una desgracia como antaño, sino una bendición. Pues bien, la dietilamida de este ácido, es sintetizada en el laboratorio y constituye una nueva droga (L.S.D.: diamida del ácido lisérgico).  Según teoría propia, sin confirmar, algunas de las alucinaciones y visiones que nos han contado nuestros mayores podrían estar relacionado con el pan de centeno, contaminado con este hongo,  y de consumo muy habitual en tiempos anteriores.

Otros alcaloides son la nicotina del tabaco, la coniina de la cicuta  que causó la muerte de Sócrates, la morfina, la efedrina, la cocaína, la esparteína procedente de la retama, de la que no sé si dar crédito a la historia que me contaron en un pueblo de la España profunda, en que una mujer no se le ocurrió otra manera de matar al marido que prepararle un caldo con la escoba de barrer, y por lo que contaban con éxito. No es de extrañar, sabiendo que la esparteína  se emplea como cardiotónico, hipertensor y vasoconstrictor.

Por el contrario, hay otras muchas plantas "blandas" desprovistas de toxicidad  que contienen una gran cantidad de principios activos y que sólo algunos han podido aislarse e identificarse, pero ninguno por sí solo explica las propiedades farmacológicas de las plantas.

¿Cómo conocer las propiedades de la plantas?. La forma más sencilla es basarse en la tradición oral basada en la experimentación humana de muchos años. De ahí la importancia de los chamanes en el descubrimiento de nuevos medicamentos. O, aplicado  a nuestro caso, las recetas de la abuela. No obstante, se han descubierto que plantas medicinales eficaces tienen efectos secundarios , como es el caso del "té de campanilla" preparado en el Caribe para tratar las afecciones respiratorias, que resulta tóxico para el hígado.

¿Qué dosis debemos tomar ?.  La actividad terapéutica de un medicamento está en función de la dosis que se aplica. Podría pensarse que aumentando la dosis se aumenta el efecto. Si bien esto puede ser cierto para un tipo de plantas, para otro tipo de plantas no lo es. Así la melisa es sedante a dosis pequeñas (12-25 mg/Kg), sin embargo cuando se aumenta la dosis el efecto disminuye.

A continuación veamos algunos ejemplos de plantas conocidas con  propiedades curativas.

       -Plantas diuréticas. Son la más numerosas. Favorecen y aumentan la cantidad de orina, desinfectando las vías urinarias en los casos de cistitis y limpiando de arenillas y cálculos que se forman en los riñones y pasan a la vejiga produciendo dolores (cólicos nefríticos). Entre estas están la cola de caballo, la melisa, hoja de abedul, hoja de fresno. He escuchado a algún paisano decir, no con cierta exageración, que la hoja de abedul seca y tomada en tisana te deja el úrico a cero. Faltaría demostrarlo científicamente.

       -Plantas antisépticas. En general, son bactericidas pero hay algunas cuya facultad de desinfectar el organismo es mayor .Son : la cebolla, el ajo, el tomillo, el limón, romero....

Una receta de Navidad para desintoxicar nuestro organismo puede ser tomar zumo de limón con agua tibia en el desayuno, un caldo de verduras, zumo de limón y compota de manzanas en la comida y para la cena la verdura escurrida del caldo y una tisana de tomillo.

       -Plantas tranquilizantes. Poseen un carácter sedante, cuya acción es calmar los nervios combatiendo la neurosis y el insomnio. Entre éstas : el tilo y  la valeriana. De todos es conocida la infusión de tila que se hace con las flores secas.

       -Plantas hepáticas. Las plantas colagogas y coleréticas regulan la salida de bilis de la vesícula, corrigiendo su exceso o su insuficiencia. Tambíen destruyen los cálculos biliares. Entre éstas está el diente de león, que antiguamente por su poder diurético se le denominaba "erba urinaria", y la alcachofa.

       -Plantas digestivas. Favorecen la digestión, ya sea excitando o calmando los espasmos gastrointestinales. Entre éstas está la menta, poleo, anís, cilantro, manzanilla.

Las plantas aperitivas poseen principios amargos que estimulan la segregación de ácidos y pepsinas en el estómago, despertando el apetito. Está entre éstas el ajenjo, el rábano y la genciana. Decir que el licor de ajenjo fabricado a partir de la absenta está prohibido ya que provoca perturbaciones psíquicas irreversibles. El pintor Toulouse-Lautrec murió a causa de sus efectos. Por otra parte, la genciana es un planta protegida y si se arranca se corre el riesgo de una fuerte multa, aunque era muy habitual utilizarla para abrir el apetito de los niños .

       -Plantas purgantes. Combaten el estreñimiento. Si su acción es suave se denominan laxantes. Están el arraclán, el ricino, ruibarbo.

Por el contrario son astringentes y producen estreñimiento las bayas del escaramujo, endrino. La maceración de las bayas de endrino con un anissete de 20 º da lugar al "pacharán".

       -Plantas vermicidas. Son muy corrientes y efectivas las plantas con propiedades vermífugas, que matan los parásitos intestinales . Destacar el ajo y la zanahoria. Parece ser que la zanahoria aparte de ser buena para la vista también lo es para arritmias cardíacas.

       -Plantas cordiales. Se llaman así las plantas con virtudes cardiotónicas que tonifican el corazón, regularizando la presión sanguínea o estimulándolo como es el caso del café.

Las plantas hipotensoras son las que rebajan la tensión arterial  y entre éstas encontramos la hoja del olivo y la achicoria, que se cultivó en ciertas provincias españolas por orden ministerial (1959) para producir raíces, que se utilizaron para mezclarlas con café o sustituirlo (sucedáneo). Por otra parte, existe una empresa en Alcantarilla (Murcia) que comercializa el extracto de hoja  de oliva como hipotensor.

Otras muchas virtudes se conocen en las plantas. Hay plantas que combaten la arterioesclerosis rebajando la formación de colesterol como es el ajo y la cebolla, plantas antiglucemiantes, que rebajan la tasa de glucosa de la sangre como es el arándano y plantas antiverrugas como la celidonia .

En la antigüedad, las plantas además de sus propiedades medicinales, eran consideradas por sus virtudes mágicas. Así, la mandrágora, extraña planta cuyas retorcidas raíces tienen apariencia humana, se arrancaba atando la raíz al rabo de un perro ya que se hizo creer que el que la arrancaba moría.

Antes de inventar el Viagra,  Petronio cuenta de una sacerdotisa que, para dar vigor a los hombres, ancianos sobre todo, los azotaba con ortigas "debajo del ombligo, en los riñones y las nalgas". Y modernamente el rey de las hierbas medicinales Messegué cuenta que un amigo suyo, incansable mujeriego, "se recargaba" sexualmente revolcándose en ortigas.

 

Nota: No se da ni se recomienda ninguna preparación, ya que solo se deben consumir preparados autorizados por el Ministerio de Sanidad.


Copyright(c) 2003 la bocina del apóstol. www.santiagoapostol.net
ies.santiagoapostol@edu.juntaextremadura.net