Cumbreño

 

 

Domínguez 
Valverde 
Bayal 
Rodríguez 
Sánchez 
Landero 
Galán 
Cumbreño 
Marcos 
Sáez 
Salas 
Feria 
LaBocinadelApóstol>Nueva Literatura Extremeña>Cumbreño

 

JOSÉ Mª CUMBREÑO

                José María CumbreñoNace en Cáceres en 1972. Licenciado en Filología Hispánica, estuvo vinculado durante varios años al mundo de la radio, con programas literarios en Onda Cero y en la Cadena Ser. También fue colaborador de Diario 16. Ha publicado textos en revistas como Turia, Reloj de arena, El extramundi, Prima littera, o Espacio/espaço escrito.  Incluido en las antologías Diez años de poesía en Extremadura y Poelia, a finales del año 2000, ve publicado en la Editora Regional de Extremadura su primer poemario, Las ciudades de la llanura, libro finalista del Premio de poesía Rafael Alberti. En mayo de 2003, la editorial Algaida sacó a la luz Árbol sin sombra, que obtuvo el XXI Premio de poesía Ciudad de Badajoz. Es miembro del consejo de redacción de la revista El espejo. En la actualidad, trabaja como profesor de enseñanza  secundaria y prepara su primer libro de relatos.

El autor nos ofrece, junto a su opinión a las cuestiones planteadas, un relato breve inédito: “La bolsita de té”.


El nuevo currículo extremeño determina la inclusión de autores de nuestra Comunidad en la asignatura de Literatura.  ¿Cuál es su opinión acerca de estos cambios?

      

     Me parece conveniente que cualquier  alumno, independientemente del lugar en el que resida, conozca, además de los grandes nombres de la literatura, a algún escritor relacionado con su entorno. Se trata, a fin de cuentas, de conseguir que los estudiantes vean que los libros también los escriben personas que han nacido o viven cerca de él. Desde luego, lo que debemos evitar a toda costa es caer en la tentación de sustituir lo universal por lo local.

En muchas ocasiones, los profesores lamentan la falta de interés de los alumnos por la literatura. ¿Cuál sería su propuesta para fomentar el hábito de lectura?

     Es evidente que, por desgracia, no hay fórmulas mágicas que permitan adquirir el hábito de la lectura en un santiamén. En mi humilde opinión, deberíamos tal vez centrar nuestros esfuerzos más en  lograr que nuestros adolescentes se familiaricen con la letra impresa, sea ésta del tipo de sea, que en terminar un temario que, en ocasiones, nos lastra un poco a todos.

¿Qué libros recomendaría para nuestros estudiantes?

    Cualquiera, siempre y cuando les empuje  a permanecer atados a la silla sin poder despegar la vista del libro en cuestión. No obstante, los clásicos juveniles de toda la vida (desde La isla del tesoro a las novelas de Julio Verne, pasando por los relatos de Poe) siguen siendo estupendos  para iniciarse en esto del vicio de la lectura.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿Qué motivos le llevaron a hacerlo?

   ¿Quién no ha escrito un poema  con quince años? Lo que sucede es que luego la cosa se complica. Qué razón tenía Rafael Pérez Estrada cuando dijo que no hay que salir con las palabras, porque siempre te comprometen.

¿Cuáles han sido sus últimas lecturas?

   Como prefiero hablar sobre libros que me han gustado (los otros tiende uno a olvidarlos enseguida), quiero citar aquí un poemario que acabo de terminar y que me ha dejado boquiabierto. Su autor es David Torres, se titula Londres y lo ha publicado Calima Ediciones. Canela fina.

 

LA BOLSITA DE TÉ

Todas las tardes, Paula, a las cinco en punto (imagino que ésa fue una de las muchas manías que se trajo de Londres), iba a la cafetería que estaba junto al portal de su casa y pedía una taza de agua hirviendo. Al principio, el camarero la miraba con desconfianza. Pero, cuando ella le aclaró que le  pagaría  el doble de lo que costase el té más caro, dejó de preguntar nada. Una vez que tenía sobre la mesa la taza humeante, sacaba del monedero una bolsita, a simple vista igual a la de cualquiera de las muchas variedades que se servían allí, y la introducía en el agua parsimoniosamente.

 Y, sí, es cierto que Arthur Bush siempre pidió que lo incinerasen. Lo que ya no estaba tan claro, al menos nadie creía habérselo oído decir, era que deseara que su viuda usase sus cenizas para hacerse, todas las tardes, por muy a las cinco en punto que fuesen, una infusión con ellas.


Copyright(c) 2004 LaBocinadelApóstol. I.E.S. Santiago Apóstol (Almendralejo)
ies.santiagoapostol@edu.juntaextremadura.net