Categoría: El poema de la semana

Recuerda, cuerpo.

    Cuerpo, recuerda no solamente cuánto fuiste amado, no solo los lechos en que te acostaste, sino también aquellos deseos que por ti brillaban en los ojos manifiestamente, y temblaban en la voz;...

Lo maravilloso.

Siempre, cuando me despierto, sonrío y pienso: hoy sucederá algo grande, maravilloso, perfecto; hoy se cumplirá sin duda el más lindo de mis sueños… Y luego… no pasa nada: yo trajino, salgo, entro… -...

No te detengas.

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el...

Me basta así.

imagen Si yo fuera Dios y tuviese el secreto, haría un ser exacto a ti;  lo probaría (a la manera de los panaderos cuando prueban el pan, es decir: con la boca), y si...

Cartas de amor.

Cartas de amor.

Todas las cartas de amor son ridículas. No serían cartas de amor si no fuesen ridículas. También escribí en mi tiempo cartas de amor, como las demás, ridículas. Las cartas de amor, si hay...

El rayo que no cesa

  ¿No cesará este rayo que me habita el corazón de exasperadas fieras y de fraguas coléricas y herreras donde el metal más fresco se marchita? ¿No cesará esta terca estalactita de cultivar sus...